viernes, 14 de abril de 2017

PROBLEMAS DE MEMORIA

Me falla la memoria, ¿qué hago?

En la actualidad, existe un aumento de la demanda de evaluaciones neuropsicológicas por parte de personas que han sufrido un daño cerebral, que presentan dificultades asociadas a la edad o que padecen alteraciones psiquiátricas. Pero, además, es cada vez más frecuente que personas jóvenes o adultas acudan a consulta con quejas subjetivas de memoria en busca de valoración. En tales casos no existe ninguna causa que, aparentemente, origine las quejas y la prevalencia de patologías degenerativas en estas edades suele ser poco significativa.

¿En qué consiste la evaluación neuropsicológica?

De forma general, la valoración incluye, al menos, el estudio del rendimiento intelectual general, la atención y la velocidad de procesamiento, la memoria y el aprendizaje, el lenguaje y la capacidad de solución de problemas, entre otras funciones. Es imprescindible conocer la historia del paciente mediante la entrevista inicial y contar con los informes que éste pueda aportar, para determinar, con flexibilidad, las pruebas de evaluación más adecuadas en cada caso en particular.

Los instrumentos de evaluación se pueden agrupar en
• Test de screening.
• Baterías neuropsicológicas .
• Tests específicos.




¿A qué pueden deberse los problemas de memoria en adultos jóvenes?

El objetivo de las evaluaciones en estos casos se centra en identificar una posible alteración de las funciones cognitivas, especialmente disfunciones del rendimiento prefrontal y la sintomatología derivada de ello, o determinar si los fallos de memoria se deben, por ejemplo, a una situación de estrés. Con frecuencia, lo primero suele ser la causa de una deficiente gestión del estrés.

Se sugiere que las personas con quejas de memoria durante la madurez han tenido un menor desarrollo de las funciones ejecutivas durante su infancia y adolescencia, lo que puede generar problemas de adaptación a los cambios ambientales (trabajo, familia, etc.), en parte, por una mala gestión del estrés. Lo anterior podría justificar las dificultades en la memoria y los problemas de concentración.

Por todo ello en personas jóvenes es importante evaluar, además del estado cognitivo, el nivel de ansiedad, si padecen estrés crónico o agudo, y las estrategias de afrontamiento con las que cuentan. 

En definitiva, si el estrés puede ser una de las causas de las quejas de memoria en edades medias de la vida y todo ello pudiera tener como base un funcionamiento deficitario de las funciones ejecutivas, el tratamiento para estas personas debería incluir:

-       Entrenamiento en habilidades para la gestión del estrés y las emociones.
-       Programas breves de estimulación cognitiva.

Si te preocupa tu memoria y necesitas una evaluación, ponte en contacto con nosotros en:



Bibliografía

-Ruiz-Sánchez de León, J.M., Llanero-Luque, M., Lozoya-Delgado, P., Fernández-Blázquez, M.A., Pedrero-Pérez. J.P. Estudio neuropsicolgico de adultos jvenes con quejas subjetivas de memoria: implicacin de las funciones ejecutivas y otra sintomatologa frontal asociada. Rev Neurol 2010; 51 (11): 650-660.

-Tirapu Ustárroz, J. La evaluación neuropsicológica. Intervención Psicosocial, 2007, Vol. 16 (2): 189-211.